domingo, 5 de agosto de 2007

Confesionario de un poeta triste - IV

La muerte puede ser tan sensual...
tal toma de posesión de la nada sobre mis cenizas,
deja en mi alma una extraña mezcla de deseo y estupor.

Ojalá estén ustedes allí para verme morir,
Ojalá algunos de ustedes muriesen también con mi reloj,
Cuando la cadavérica presencia engañándose junto al tiempo
pretenda llevarme, no sé a cual posible lugar, ni en que momento,
Del que ya, yo no pueda regresar.

No existe el cielo, ni existe el infierno,
¿Acaso me llevará al vacío, al Nirvana?
¿O me mirará directamente, tratando de intimidarme, engañarme?,
¿Desilusionada partirá, vencida, haciéndome inmortal,
por mi descreimiento absoluto, por mi nihilismo asqueroso y total?

Cuanto menos te importa la vida, más cerca estás de no morir nunca.
Sería divertido, y hasta fantasioso ver la muerte con cierta alegría.

Así lo hago yo, ¿por qué mis amores, apreciados amigos de la vida,
No pueden disfrutar, justo como lo hago yo, de tan importante paso?,

Del final de un torcido boulevard, al paseo de la existencia eterna,
Una espiral, un molino, un torbellino, una curva cerrada de nunca acabar,
un asomo y aviso de la verdadera vida.

Acostado al lado del silencio, jugueteo con Ella, temo su hora,
Pasado, presente y futuro inexistentes, ilusión dibujada en minuteros.

Eres invierno de los sentidos, cese del pensamiento,
Resguardo de la ínfima emoción, bruja del miedo,
Inevitablemente creo poemas otoñales inscritos sobre tus ropajes.

Decadentes e inconclusas frases de hojas amarillentas,
Cortezas mutiladas por un viento que olvidó como cantar en soprano,
Ríen los demonios ante la llegada del invierno, estúpidos inconscientes,
No reconocen la Rueca del Destino, las 4 estaciones,
el Resurgir de una próxima e indetenible Primavera,
la noche tras el día que muere incesante, sin suerte ni casualidad,
sin calamidad, pura y absoluta Ley.

Trata entonces, de encontrarla, búscala sin misericordia.
Reconocerla esta fuera de ti. Existirás hasta que ella te recuerde, mientras tanto,
Descansa en paz, querida.

1 comentario:

el silencio dijo...

muy bueno por supuesto q encaja en mi blog. hacemos enlaces?