lunes, 14 de julio de 2008

Vuelo sumergido

Me ha dicho algún poeta, seguramente borracho,
que es inútil enamorarse de una mujer que no sepa volar.

Por eso, cuándo te beso -como te quiero besar-
busco delicadamente con mis dedos -mientras mi lengua te distrae-
en qué parte de tu espalda, te están empezando a salir las alas

Me desconcierto, y mientras te recorro a besos
–y mis dedos hurgan en tu vientre-
Trato de adivinar con mis ojos, si el secreto está en tus tobillos,
Que te impulsan a zurcir el cosmos con tu vuelo

Nada encuentro, aunque sigo buscando en tu piel
y puedo serlo todo: brujo, astrofísico, sordomudo y clarividente
Ser como niño travieso que ve bajo las faldas debajo de una escalera
o subir un escalón de estas para mirar de frente,
tu cara y mi muerte

Finalmente, es tu suspiro de placer, tu airecito de princesa espiritual,
aquellos ruidos que harás al despertarte,
que dejaremos de hacer al dormir,
todo ese compilado de situaciones que implican el vivir,
la enciclopedia de nuestros encuentros y desencuentros,
un vaivén explosivo que le dará sentido a esta sensación etérea
que se siente como flotar

Lo que me recuerda –qué mala memoria-
que no se puede volar viviendo bajo el agua
eso es culpa tuya, sensual realeza
que me lo haces soñar

4 comentarios:

Bibi dijo...

Que hermosa definición de esa sensación que se siente el inicio del amor.... Disfrutelo y vivalo, que esa chica parece ser tan apasionada como Ud... y le aseguro se las quiere jugar también ;)

Bibi dijo...

:) No me canso de leerlo...

|Andina| dijo...

excelente.



[sonido de vidriecitos rodar]

Isa dijo...

He curucuteado una y otra vez por este suelo de letras.
No me canso...
Excelente...
Una amiga de una amiga de una amiga me dio la cola hasta aqui, y vaya que suerte que llegué....
Muchos saludos
todo te fluye tan natural!